19 jul. 2011

La gran excusa


Amiga, no hay mujer más bella

ni más galante que aquella

que muestra tu espejo.

Pero, la belleza no es eterna:

se marchita. Y con el tiempo es una condena

ver en cualquier lugar tu propio reflejo.

Por eso, tenes que vivir todos los días

aceptando todas estas ofertas de alegrías,

para que con el tiempo, cuando se vaya tu belleza,

no penses ”pudo haber sido” y te invada la tristeza.


Matias Humaran

(2007)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario