8 jun. 2009

En la distancia


Que será de aquel pibe mamao de amaneceres
que se tiraba al olvido y chamuyaba a los muelles.
Borrego ilusionado que cruzó el charco pa triunfar,
que ahora empilchao de nostalgia no puede regresar.

Pobre y despistado canta su fueye, derrotado sin luchar,
aquel grito amargao que el pibe no quiere llorar.
Vive desangrando tangos en oídos extranjeros,
En ellos que nada saben de Astor de Carlos
O de la morocha que ama y muere al bailar.

Como duele la distancia en la memoria,
Se desvive el pibe por ese recuerdo herido
De una familia con su novia de zaguán,
Que desespera vendiéndose en algún arrabal

Pobre y despistado canta su fueye, derrotado sin luchar,
aquel grito amargao que el pibe no quiere llorar.
Vive desangrando tangos en oídos extranjeros,
En ellos que nada saben de Astor de Carlos
O de la morocha que ama y muere al bailar.

Tiembla la luna al verlo andar su ilusión desgastada,
pobre peregrino del abandono, sombra entre las sombras
que roza desde el fondo del mar las estrellas,
que vive al ras del sueño con la lejanía atravesada.

Pobre y despistado canta su fueye, derrotado sin luchar,
aquel grito amargao que el pibe no quiere llorar.
Vive desangrando tangos en oídos extranjeros,
En ellos que nada saben de Astor de Carlos
O de la morocha que ama y muere al bailar.


Matias Humaran

No hay comentarios.:

Publicar un comentario