12 jun. 2014

Otra luna cautiva



La luna llena desenfrena las mareas de nuestra sangre
espinas ardientes fluyen por ella agolpándose en el pecho.
La lluvia no nos moja, ni humedece, ni nada;
solo nos enfría indiferentemente, como la gente.
Desde su ventana observan, deleitándose,
¿Tanto te excitan los moretones?
¿No es eso? 
Entiendo, participar es difícil
son tan cómodos tus sillones.


¿Cuanto cuesta tu confort?
¿Cuanto vale?

Y ellos... firmes y dispuestos.
Esas vitrinas que cuidan no cambian mi vida,
los bancos que protegen no me dan de comer,
las corporaciones que defienden no me ayudan.
¿De quién y para quienes existen la Ley y el Orden?
Los que deciden lo que nos mata no están ahí,
en sus jaulas de olvido y desesperación,
tampoco obviamente los que lo hacen,
están detrás de negadores que viven de sus migas.
Ellos salen de aquí abajo pero sirven a los de arriba.

¿Quien es justo aquí?
¿Quien decide nuestra Libertad?

Refresca cada vez más,
nuestra rabia se filtra por los barrotes,
y vos mirás al cielo por esa ventana,
larga va a ser tu noche.
Tu hambre, tu frió, tu bronca, esos dolores y tu miedo
rodeado de lobos que desean despedazarte
lo sentimos
afuera estamos todos, con fuerza presionando.

Es obvio que los enfermos se persiguen
si luchás por un mundo más sano
Para nosotros las rejas,
para ellos los millones.
Los indiferentes deciden todo al no actuar,
aquí estamos los que preferimos gritar.

No se como estas,
no sabemos donde estas.

Esta noche, mañana y lo que sea necesario
te buscamos, te esperamos, te sacamos.
Nadie duerme entre nosotros.
Que hoy estas palabras sean la grieta,
la ventana por la que te ilumina
otra nueva luna cautiva,
pero esta no se va.

Nuestra luz, para vos.


Matías Humarán

1 comentario:

  1. Imposible no pensar en los animales presos de esta sociedad enferma.. y nosotros aca gritando por ellos..
    No se si lo escribiste pensando en eso pero a mi me recuerda a las carceles como lo son los mataderos y los zoo.. En fin, muy bueno Tuku!

    ResponderEliminar