4 ago. 2009

Fin de la ilusion


Deje sin alas a mis tercas esperanzas

de tanto arrancarle en vuelo sus plumas

para hacerte firmamentos de alabanzas.

Y me quede, sin menos ni mas,

que un triste ilusion de humedo carton

que arruinaste de un violento apreton.

Es que, como yo ahora, (aunque yo dolido)

de seguro pensaste: ¡Bah, mas papel sin sentido!


Matias Humaran

No hay comentarios.:

Publicar un comentario