12 ago. 2010

Rocio Gris



Las palabras se escapan y quedo vacío
Pidiéndole al silencio como un mendigo.
Esto que siento tan valiosamente mío
es mas claro, callados, cuando estas conmigo.

No puedo reducir a unos versos lo que sos,
cualquier adjetivo se siente como un embargo.
La multitud de matices que hay en vos
hace que limitarte se vuelva un malestar amargo.

Pero hubo que ponerte un nombre,
maldita costumbre humana de definir.
Y supieron encerrar, aunque asombre,
y reflejar cierta esencia de tu existir.

Será por esas tardes de lluvias,
donde todos necesitamos amar.
O por el calor de noches turbias,
que siempre queremos recordar.

O será de esa cierta humedad
que surgen la lágrima o la pasión
te nombraron así, para la eternidad,
y para ser suspirada con cada sensación.

Es tu forma de vivir y ser, a mis ojos,
Una coreografía bella e improvisada.
Papeles y escenarios a veces son flojos,
pero que mejor que una vida danzada.

Uno de tus dones es salpicar alegría,
Y es tu sonrisa como esas gotas
que caen en suave y preciosa armonía
Y acarician con sus hermosas notas.

Amar con todo, mente, cuerpo y alma
En total entrega y apasionadamente.
A veces perdiendo un poco la calma,
Es tu forma de querer: pura y locamente.

Dicen que los celos son parte del amor,
yo pienso son mal sentido de propiedad.
Aunque… imagino el enloquecedor horror
Que seria si de perderte hay posibilidad.

Que suerte, amiga, que tuve al encontrarte.
Justo en el momento en que fui mas cobarde,
cuando todavía me escondía del mundo en el arte
por darme cuenta que triste es lo que llega tarde.

Hay pocas personas capaces de apreciar,
de buscar lo que realmente vale la pena,
y de intentar llegar al alma sin juzgar.
Son del desierto un grano de arena.

Son unas de las razones para valorarte.
Te prometo tu vida va a ser del silencio el grito,
y cada día vas a dar mas razones para admirarte.
El futuro es como lo hagas no hay nada escrito.
Matias Humaran

No hay comentarios.:

Publicar un comentario