20 may. 2009

Diamante Prisma


Musas traidoras que solo me acompañan en el dolor.

¿Por que ahora que al fin no llueve sobre mi alma,

que ya la marea aleja de mis costas el amrago mar,

que nadie despedaza pedazos de mi vida en su camino,

ustedes como pajaros asustados simplemente escapan?



Cuando despeja de mi horizonte la desolacion y su temor.

Cuando las tormentas en mi mente tornan en calma.

Cuando las arpias dejan mi esperanza de deshojar;

y me expulsa, finalmente, de Trofonio mi destino,

se van y cruelmente el pozo de mi inspiracion tapa...



No, ya no quiero, que las ideas surjan de ustedes.

El preso escapo y no estara de nuevo entre sus paredes.

Las penas son cenizas humedas que no volveran a quemar,

solamente un baldazo para al sol apagar.



El desierto se hizo jardin. El rio ya no quiere huir.

Pequeño diamante prisma transformaste mi sufrir

en arcoiris de alegrias. Tu brillo al sol encandilo.

Es gracias a tus reflejos que mi llama casi extinta se extinguio.



Matias Humaran

No hay comentarios.:

Publicar un comentario